ARTÍCULO DE REVISIÓN



Dolor y fracturas vertebrales
 
A. Acosta Pereira, B. Magallares López, A. Rodríguez de la Serna
Servicio de Medicina Interna. Unidad de Reumatología. Hospital de la Santa Creu i Sant Pau. Barcelona

Las fracturas vertebrales (FV) son potentes predictores de futuras fracturas de cadera y columna, por lo que su diagnóstico precoz y preciso es muy importante. La evidencia estadística suele ser inferior porque las FV están subdiagnosticadas y, por ende, el tratamiento puede retardarse. La identificación de las FV de columna vertebral debe realizarse a través de radiografías con proyecciones laterales y estudio de densitometría ósea. Otras técnicas de imagen, como la gammagrafía y la resonancia magnética (RM), permiten una revisión exhaustiva del diagnóstico de la osteoporosis (OP), y con una descripción detallada de los diversos métodos para diferenciar las FV de otras causas de deformidad vertebral se puede mejorar el diagnóstico y el tratamiento de la OP, y reducir así las fracturas y su morbilidad. Sin embargo, en la actualidad la mejora en la resolución de imágenes permite el uso de estas técnicas para evaluar estas fracturas. En general, la presencia y la gravedad de las FV se pueden determinar usando los criterios de evaluación semicuantitativos (SQ) desarrollados por Genant, y esta es la principal clasificación en la práctica clínica. En la osteoporosis, el principal objetivo es ayudar a los pacientes a recibir un tratamiento efectivo y prevenir fracturas posteriores. La osteoporosis y sus complicaciones se consideran un serio problema de salud pública. Las FV por OP son comunes a nivel mundial, pues aproximadamente se produce una fractura cada 22 s en hombres y mujeres mayores de 50 años. La incidencia de FV aumenta con la edad en ambos sexos, aunque en el caso de las mujeres es mayor. Generalmente, las FV ocurren a una edad más temprana que las de cadera, y por ello son un importante indicador precoz del estado de la enfermedad. A pesar de ello, es difícil determinar la incidencia exacta de las FV osteoporóticas, dado que una proporción sustancial de casos no recibe atención médica por ser asintomática. Con la siguiente revisión queremos evaluar y concluir los datos actuales del cómo y el porqué de una FV, la tasa de morbilidad, la mortalidad y el tratamiento específico.  (Dolor 2014;29(3):101-109)

 
 
Palabras clave:
Dolor. Osteoporosis. Vértebra.
 
 
 

ISSN: 1698-7632 Publicación trimestral ©2014 P. Permanyer, S.L. Todos los derechos reservados - Aviso legal     Realización Imma Puig